Saturday, 06 June 2020 19:14

Ahorrar es la mejor manera de querer y cuidar tu dinero

Rate this item
(0 votes)

Actualmente, los altos costos de la luz, la comida y la vivienda hacen que ahorrar parezca casi imposible. Pero éste es el momento de hacerlo. Ahorrar es crucial para tu bienestar y para poder navegar con éxito a través de todos los estados financieros—buenos y malos—a los cuales nos enfrentamos a lo largo de las diferentes etapas de nuestra vida: conseguir el primer empleo, adquirir una vivienda, el matrimonio, formar una familia, perder un empleo, prepararnos para la jubilación, contar con la atención médica que podamos necesitar, o dejar una herencia y un legado financiero saludables a nuestros seres queridos. La mejor manera de querer y cuidar tu dinero es ahorrándolo.

1. Pága e primero 

Probablemente tiendes a pagar primero a los demás. Pero, para poder ahorrar dinero, es vital que te pagues a ti mismo primero. Es la única manera de asegurar que tu bienestar sea duradero desde un punto de vista financiero. La mayoría de los bancos permiten transferir fondos automáticamente desde tu cuenta corriente o cuenta de nómina a tu cuenta de ahorro, fondo de inversión u otro tipo de cuenta. El depósito automático hace que el pago se convierta en un hábito que puedes mantener. Usa la calculadora de presupuesto de Finanzas Prácticas para saber a dónde se está yendo tu dinero y poder controlar tus gastos:

http://mx.finanzaspracticas.com/1783-Calculadora-de-presupuesto.note.aspx

 

2. APROVECHA los beneficios de los a portes personales

Analiza los programas de ahorro que existen para los trabajadores así como los que haya en tu empresa e inscríbete cuanto antes, en especial si se trata de uno en el que tu empleador iguale lo que tú aportas. Asegúrate de estar dando el monto máximo que se permite para ahorrar lo más posible. Si eres trabajador independiente también hay programas para ti. Revisa ya que algunos programas de ahorro voluntario también son deducibles de impuestos.

3. Asegúrate de conocer la verda d (en términos de ahorros)

Asegúrate de conocer todos los detalles sobre los planes de cuentas de ahorro que ofrece tu banco y la protección que te ofrece el Seguro de Depósitos del IPAB. Es importante conocer la Tasa de Rendimiento Anual aplicable para cada instrumento de ahorro. Ésta te permitirá saber cuánto ganarás en el curso de un año, tomando en cuenta las tasas de in - terés y descontando comisiones y otros gastos operativos.

4. Tómate tu tiempo antes de pagar

Esto no quiere decir que pagues tarde tus cuentas. Significa que debes detenerte a pensar antes de comprar. Las ofertas o liquidaciones de temporada, a veces te hacen comprar impulsivamente. Por eso es importante darte un tiempo antes de decidir comprar algo. Si ves una nueva TV de plasma que simplemente te encanta, que no te gane la emoción. Apártala y piénsalo bien durante al menos una o dos semanas. Si después de este tiempo aún no puedes vivir sin ella, organiza tu presupuesto para poder comprarla.

5. pon lo que ahorres en un buen lugar

Una vez que decidas empezar a ahorrar, necesitas determinar en dónde vas a guardar el dinero. Recuerda que “debajo del colchón” no cuenta. Las opciones más comunes para ahorrar incluyen: • Cuentas de ahorro • Inversiones a plazo • Fondos de inversión En lo que te debes fijar al seleccionar lo que vas a usar para ahorrar es: • Acceso. ¿Qué tan rápido puedes tener acceso a tu dinero? • Seguridad. ¿Qué tan seguro estará tu dinero? • Interés. ¿Cuánto dinero ganarás en intereses? ¿Cuáles son las tasas de interés y los términos? • Comisiones. ¿Cobran algún tipo de comisión o porcentaje por manejo de cuenta? • Limitaciones. ¿Se requiere un saldo mínimo? ¿Está limitado el número de cheques o transacciones que puedes hacer cada mes o hay penalizaciones por retirar el dinero antes de determinada fecha?

6. Comienza hoy mismo

Aunque sólo puedas guardar un pequeño monto al principio, mientras más pronto empieces, más rápido se acumularán tus ahorros. Por cada cinco años que te tardes en comenzar, posiblemente tendrás que duplicar la cantidad de lo que ahorras mensualmente para lograr el ingreso que necesitarás al jubilarte. Trata de ahorrar $50 pesos cada semana y si te das cuenta de que no necesitas ese dinero, súmale otros $10 pesos por semana. Si ahorras $50 pesos cada semana, sumarás aproximadamente $200 pesos cada mes, para un total de $2,400 pesos cada año. Si llegas a ahorrar $60 pesos por semana, al año tendrías alrededor de 3,000 pesos adicionales.

 

Deseas querer y cuidar tu dinero ¿verdad? Entonces tienes que vivir bien dentro de tus posibilidades. Esto significa que debes gastar lo necesario, siempre tomando en cuenta tus posibilidades adquisitivas para no rebasarlas. Gastar más de lo que se puede pagar frecuentemente deriva en angustia e inestabilidad cuando no puedes hacer frente a tus compromisos financieros. La mejor manera de estirar nuestro dinero, ahorrar y gastar con prudencia, es elaborar un presupuesto. La meta no es castigarte, impedirte que disfrutes, ni hacerte infeliz. Por el contrario, es mantener tus sueños del presente y tus metas a largo plazo verdaderamente vivos.

 

7. Cuestiona tus necesidades y deseos

¿Qué es lo que quieres? ¿Qué es lo que realmente necesitas? Evalúa tu situación económica actual. Considera el entorno económico actual.

Haz dos listas: una de necesidades y otra de deseos. Mientras haces la lista, pregúntate: • ¿Por qué quiero esto? • ¿Qué cambiaría en mi vida si lo tuviera? • ¿Cuáles otras cosas cambiarían si lo tuviera? (para bien o para mal) • ¿Cuáles son las cosas verdaderamente importantes para mí? • ¿Coincide esto con mis valores? • ¿Qué necesito para vivir con felicidad y comodidad?

 

8. Haz una lista de tus prioridades

Todos tenemos diferentes presupuestos basados en nuestras necesidades y deseos. Es importante establecer prioridades en cuanto a los gastos y escribir listas de necesidades personales. Algunas de las más importantes que debemos considerar son: • Gastos de casa (renta, hipoteca, etc.) • Alimentación • Transportes • Ropa y accesorios • Deporte • Gastos médicos • Diversión • Gastos diversos • Ahorro e inversión Recuerda que las necesidades son subjetivas y varían de persona a persona, lo importante es trazar un presupuesto personal que funcione para ti.

 

9. Trázate metas inteligentes

Soñar no cuesta nada, pero nunca ha hecho funcionar un presupuesto. Las metas que establezcas para tu presupuesto deben ser: Específicas Las metas inteligentes deben ser bastante concretas. Si sabes exactamente en qué emplearás tu dinero, resultará más fácil ahorrar lo necesario. Ejemplos: Ahorrar lo suficiente para irte de crucero con tus amigos, para cambiar tu auto, para cambiar la sala de tu casa o simplemente para comprar ese par de zapatos que tanto te gusta. No se trata sólo de “ahorrar dinero” por “ahorrar dinero”. Fáciles de medir Necesitas saber cuándo has logrado tu meta o que tan cerca estás de lograrla. Ejemplo: Un viaje a Orlando cuesta $20,000.00 pesos y ya has ahorrado $8,000.00 Alcanzables Los pasos para llegar a la meta tienen que ser razonables y posibles. Ejemplo: Sé que puedo ahorrar suficiente cada semana para pagar ese viaje a Estados Unidos. Relevantes La meta debe tener sentido. A nadie le interesa esforzarse y trabajar para lograr una meta que no tiene nada que ver con sus necesidades. Ejemplo: Quisieras hospedarte en hoteles de cinco estrellas para celebrar tu aniversario. Sujetas a un plazo definido Establece una fecha definida para alcanzar la meta. Ejemplo: Quiero ir a Orlando a más tardar el próximo verano.

10. Asegúrate

Muchas tarjetas de crédito ofrecen seguros que nos cubren de gastos que no podríamos cubrir de otro modo o que protegen a nuestros familiares en caso de que nos suceda algo. Asesórate porque hay muchos tipos de seguros y las condiciones de cada uno varían, sin embargo es importante ver que los seguros sean los que más se adecúen a tus necesidades y estilo de vida. Los más comunes son: • Seguro de vida o fallecimiento • Seguro de desempleo • Seguro de robo o extravío • Seguro contra fraudes • Seguro por accidentes y enfermedades de viaje • Seguro por demora, daño o pérdida de equipaje • Seguro de compra protegida

11. Mantente alerta

Algunas instituciones financieras ofrecen mensajes de alerta gratuitos, personalizados y automáticos que se envían a tu teléfono celular y buzón de correo electrónico para ayudarte a mantenerte al tanto de: • Tu crédito disponible • Saldos • Fechas en que deben recibirse los pagos • Historial de pagos • Actividad de compra

12. Domina tus cuentas

Debes estar siempre al tanto del saldo que tienes en tu cuenta bancaria y del monto de fondos disponibles. No olvides considerar los cheques que aún no se han cobrado en tu cuenta. Si te sientes cómodo con el acceso a Internet, puedes solicitar el servicio de banca por Internet, que te permite manejar tus compras con la tarjeta de débito, cheques y pagos de cuentas al mismo tiempo. Así, podrás administrar todo lo que entra y sale de tu cuenta en un sólo lugar. Al usar una tarjeta de débito no olvides: • Obtener siempre el recibo de compra o una copia. • Anotar tus transacciones tan pronto sea posible o verificar las transacciones en línea. • Deducir cualquier cuota o comisión que cobre el banco. • Revisar cuidadosamente tus estados de cuenta. Si sospechas que existe un error, llama de inmediato al banco y envía siempre una carta de confirmación como seguimiento.

13. Lleva el control

El débito te permite no cargar efectivo e igualmente te hace posible llevar un registro de tus gastos. Si quieres hacer una compra, retirar dinero de tu cuenta o realizar pagos por un monto más alto de tu saldo, la transacción seguramente será denegada. Recuerda que el débito te permite únicamente gastar el dinero que tienes en tu cuenta. Revisa tu cuenta regularmente para evitar estos cargos adicionales. Realizar tus compras no genera ninguna comisión.

Encuentra ya tu “zona de comodidad” en cuanto a deudas. Si estás endeudado, no estás solo. Es importante que todos sepamos cuál es nuestra “zona de comodidad” en cuanto a deudas, entendiendo que la misma puede cambiar en diferentes momentos de nuestra vida. Es especialmente importante asumir la responsabilidad por nuestro dinero cuando nos enfrentamos a eventos como formar una familia, la jubilación, la responsabilidad de cuidar a cónyuges y familiares ancianos y cambios en nuestro propio estado de salud. Nadie desea vivir teniendo una gran deuda. Hay algunos pasos básicos que te ayudarán a motivarte. Tal vez te sientas atemorizado o abrumado y eso es natural, pero no esperes. Asumir el control de tus finanzas te hará sentir mejor y tendrás menos preocupaciones y ansiedad.

Read 426 times

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Sobre ¡Cuídalo bien!

Consejos y sugerencias de cómo cuidar bien tu tesoro, ese ser, bien material o pertenencia que tanto quieres. Cómo cuidar la salud, como cuidar tu cuerpo, tus muebles, tus electrónicos. Cuídalo bien porque es tuyo y porque vale la pena. Cuídalo bien que es único y no hay repuestos. #CuidaloBien #Cuidalo